del brazo con la verdad    Revista Gente

Tú estás aquí (You are here): Portada > Indice > Colaboradores > Luis Alva Castro

Luis Alva Castro
       
Edición 1312
  Publicidad
 






publicidad@genteperu.com














publicidad@genteperu.com
















Luis Alva Castro


Chile:
La "justa y hermosa" victoria de Lagos
Este 30 de enero Ricardo Lagos ha sido proclamado oficialmente como el candidato vencedor en las elecciones presidenciales chilenas. El pasado 16 de enero, en Santiago de Chile, apenas fue confirmada la victoria electoral de Ricardo Lagos, más de 30 mil personas acudieron a la Plaza de la Constitución a celebrar el triunfo y escuchar sus primeras palabras como presidente electo. "Nuestra victoria es justa y hermosa (dijo Lagos al empezar) pero no es una derrota para nadie. Quiero que mis compatriotas sepan que será el presidente de todos los chilenos".
Un positivo sentimiento de reconciliación nacional, opuesto a posturas extremas, ha predominado en ambos candidatos en esta segunda vuelta electoral chilena. Se ha dado una gran importancia en los mensajes a los problemas cotidianos del ciudadano, a "escuchar la voz de la gente". Tuve la suerte de estar entre los representantes políticos latinoamericanos invitados por Lagos a presenciar las elecciones. Ser testigo directo de esta victoria electoral me permite hacer algunos comentarios.

Elecciones claras y sin favoritismos
El primer rasgo característico de estas elecciones ha sido la absoluta claridad del proceso. Fue el subsecretario del Interior, Guillermo Pickering, quien dio a conocer los resultados preliminares a las 21 horas del 16 de enero, en un clima de total confianza. El Ministerio del Interior es el organismo oficial encargado del cómputo y no ha recibido objeciones ni quejas sustanciales. Nadie ha dudado en ningún momento de su imparcialidad. Tampoco ha recibido impugnaciones el director del Servicio Electoral dentro de los seis días que fija la ley y el Tribunal Calificador de Elecciones ha proclamado oficialmente al ganador de las elecciones este 30 de enero sin problema alguno.
Los temas que tanto preocupan al electorado peruano, como la transparencia del proceso y la posibilidad de fraude, no aparecen para nada en el debate político chileno. A esto hay que añadir algo muy importante: la igualdad de condiciones para todos los candidatos. La ley asigna cuotas equitativas de acceso a los grandes medios de comunicación pagadas por el Estado; son las llamadas "franjas electorales". Los "generalísimos" o jefes de campaña conducen equipos de trabajo cuyos integrantes, actividades y gastos son de dominio público. No ha habido favoritismo oficial ni manejo de cifras oscuras en las elecciones chilenas.

Una alturada segunda vuelta
Los resultados del 12 de diciembre fueron en realidad un empate: 47.96% Ricardo Lagos y 47.52% Joaquín Lavín, con apenas 30 mil votos de diferencia. Ambos candidatos son abogados nacidos en Santiago pero con rasgos y atributos muy opuestos. Rasgos que en cualquier proceso electoral darían lugar a una fácil polarización.
Lavín, de 46 años, casado por la Iglesia, fervoroso catálico y miembro del Opus Dei desde los 21 años, líder de la derechista UDI (Unión Demócrata Independiente), ex alcalde del exclusivo distrito de Las Condes en Santiago y de poca experiencia en asuntos de Estado, insurgió en estas elecciones como el representante de las posiciones más tradicionales en materia política y económica. Lagos, de 61 años, no creyente, divorciado y casado de nuevo, líder del PPD (Partido Por la Democracia) y militante socialista, representaba la condena radical del neoliberalismo y en su calidad de ex ministro de dos carteras, Educación y Obras Públicas, era el símbolo de la experiencia y la madurez.
Era fácil suponer que la lucha por el desempate daría lugar en la segunda vuelta a una campaña políticamente muy agresiva. No fue así. Los "generalísimos" (en el caso de Lagos la "generalísima" democristiana Soledad Alvear, que ha cumplido una importante labor) dieron a las "franjas electorales" un tono muy alturado y cauto.
Lavín mantuvo su lema "vota por el cambio", poniendo énfasis en su juventud y en su no pertenencia a la Concertación de Partidos por la Democracia, el frente que llevó al gobierno a los dos presidentes anteriores, Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Lagos, el candidato de la Concertación, que enarboló inicialmente como lema central "crecer con igualdad", dio prioridad al lema "te doy mi palabra", evitando asperezas con su contrincante. Finalmente, la segunda vuelta dio 51.31% a Lagos y 48.69% a Lavín; una ajustada ventaja de 160 mil votos.

Pensando en el elector como individuo
Los analistas de las revistas chilenas "Qué Pasa" y "Ercilla" coinciden en señalar que ambos candidatos acertaron en la segunda vuelta ofreciendo un mensaje positivo y dirigido al elector en tanto individuo deseoso de bienestar. Lagos ganó mayor auditorio en el electorado femenino y el llamado "voto blando" democristiano (un sector del electorado de este partido que no estaba de acuerdo con apoyar un candidato socialista). Lavín, en cambio, consolidó posiciones en lugares donde jamás había llegado la derecha, como son las poblaciones y los campos.
Sin embargo, el contenido concreto del mensaje, sobre todo en lo que se refiere al empleo y la protección social, no favoreció del todo a Lavín pese a sus esfuerzos por mostrarse tan accesible a los temas sociales como Lagos. En términos de credibilidad, el electorado chileno respaldó en mayor medida las ofertas de Lagos. Figuran en el programa de Lagos puntos como los siguientes: "Todo jefe o jefa de familia tendrá un empleo y asegurará un ingreso para el que quede cesante". "Dará una ley para elevar al doble la pensión asistencial (de 31 mil a 62 mil pesos) y entregar el bono de invierno a todos los pensionados".

Temas que no influyeron en el voto
La segunda vuelta electoral dejó de lado alusiones a ricos y pobres o a derecha e izquierda. También perdieron fuerza los atavismos religiosos. Que Lagos sea o no sea creyente no fue tema electoral. Algo muy importante es que tampoco influyó en la votación el caso Pinochet. Ambos candidatos evitaron tomar partido sobre este asunto, limitándose a indicar su deseo de un juicio justo si ese fuera el caso y en tanto el ex dictador volviera a Chile. Según indica la revista "Qué Pasa" (N°1501), los sondeos indicaron una semana antes de la segunda vuelta que el 60% de los electores no cambiaría su voto por el tema Pinochet. Un asunto del pasado, sin menoscabo de su solución a nivel judicial.

Algunas reflexiones
Debemos saludar que la democracia chilena haya dado un sólido paso hacia el futuro con estas elecciones. El candidato Lavín, aseguran los pesimistas, ha dado impulso a una derecha "más fuerte que nunca", que dará intensa pelea en las próximas elecciones municipales y en las elecciones legislativas del 2001. Sin embargo, es posible afirmar que la Concertación ha pasado en estas elecciones por una prueba de fuego, demostrando que puede renovarse y cambiar de conducción sin debilitar su unidad. Asimismo, ha quedado claro que un movimiento político efectivamente democrático como la Concertación, que no está al servicio de un caudillo todopoderoso aferrado al poder, puede aspirar legítimamente a ganar otra vez las elecciones sin que esto signifique en modo alguno continuismo.
De seguro el electorado chileno insistirá en reclamar a sus próximos candidatos el mismo sentido de responsabilidad exhibido en estas elecciones. Si así fuera, Chile quizás nos estaría mostrando el camino de aquella "democracia constructiva" que propugnara Haya de la Torre, aquella donde la discrepancia "no signifique obstrucción sino coordinación y cooperación", como él mismo enseñaba en su peregrinar por los foros políticos chilenos en mayo de 1946.

N. de R.: Luego de muchas ediciones, volvemos a recibir una colaboración de nuestro amigo, el ex vicepresidente, ex presidente del Consejo de Ministros y ex ministro de Economía del gobierno aprista, Luis Alva Castro. El se presenta con el número 3 en la lista parlamentaria del Apra.


    Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com                       Página mantenida por MAdSWAN Web.